Peeling Químico

1584808.png
1078014.png
240_F_275841294_yxBYsnuDRwuDtIKuJanEAjvRn4G0OiKD.jpg
Coste
120€
Tiempo de duración
hasta 6-8 meses, puede variar dependiendo del paciente y del tipo de peeling
Tiempo de aplicación
15 min
beauty salon, facial peeling mask with retinol and fruit acids.jpg

El peeling consiste en la eliminación de una parte de la epidermis o dermis a la que sigue una regeneración natural del tejido. La técnica elimina manchas cutáneas, pequeñas arrugas y aporta la luminosidad que la piel ha podido perder debido a la acción del sol, la fatiga, el estrés o el proceso natural de envejecimiento. En términos generales, el peeling mejora la calidad de la piel y aumenta la producción de colágeno y elastina, componentes esenciales para mantener la piel suave y firme.

Existen diversos tipos de peeling en función de si su actuación sobre la piel es superficial, media o profunda. Los superficiales dan lugar a un mejoramiento general de la piel y los medios y profundos son más indicados para la corrección de arrugas finas como las que rodean los labios o las conocidas “patas de gallo” y el tratamiento de las arrugas profundas y cicatrices como las del acné respectivamente.

¿Qué tipos de productos existen?

Existe una gran variedad, pero los productos más comunes son los siguientes.

 

Ácido láctico

Se usa en los tratamientos suaves y es mejor para las pieles secas que otras alternativas. Deja la piel muy suave y luminosa, además de eliminar manchas oscuras. No necesita recuperación.

Ácido glicólico

Es adecuado para tratar: acné, manchas oscuras y decoloración. Es algo más intenso y suaviza arrugas y aspereza. Es ideal para limpiar los poros y eliminar los puntos negros. No necesita recuperación, salvo que se haya usado muy concentrado.

Ácido mandélico

Es más suave que los anteriores y muy apropiado para el acné. Elimina células muertas, suaviza arrugas y elimina manchas. No necesita recuperación.

Peelings enzimáticos

Proceden de las frutas, no utilizan ácidos, salvo que se combinen con ellos. Es un tipo suave y muy útil para pieles sensibles a los ácidos. Tampoco necesita recuperación.

Ácido salicílico

Aunque es más intenso que los anteriores, sigue considerándose suave. Es apropiado para pieles con tendencia acneica. No necesita recuperación pero sí la precaución de no usarlo si se tiene alergia a las aspirinas, ya que es el mismo ácido.

Ácido tricloroacético

Tiene una potencia media. Se usa para manchas, cicatrices de acné, pequeñas arrugas y disimular estrías. En este caso, se desprenden realmente las capas superiores de la piel. Durante el procedimiento se puede experimentar algo de dolor y se precisa al menos una semana de recuperación.

Exfoliación fenólica

Es de los más intensos que existen. Está indicado solamente para las pieles más claras, por dicha intensidad. Es útil con las arrugas profundas, cicatrices de acné, pecas, decoloraciones y manchas. Al ser tan fuerte, necesita anestesia local y, tras el proceso, medicación contra el dolor. Necesitarás por lo menos un mes de recuperación. Tras el proceso, la piel se vuelve roja y se inflama. Tras ello, con el tiempo se hacen costras, se vuelve marrón y se desprende. El tono rojizo puede durar hasta tres meses tras el tratamiento.